imagen2 imagen6 imagen1
Proyecto de Activación de la Inteligenciamaestros
Actividades para trabajar en casa

LENGUAJE

1. Reto PAI

El objetivo que se desea trabajar en esta serie de lenguaje es la comprensión de las relaciones entre texto y contexto. Mediante este tipo de ejercitaciones buscamos desarrollar la capacidad humana de adecuar armónicamente el pensamiento y el uso de la palabra.

Esta actividad corresponde a los grados más avanzados del nivel Primaria, específicamente a quinto grado.

2. Para la actividad


Paso 1. Preparación

Leo y entiendo las instrucciones; me formo una idea clara y precisa de lo que haré y cómo lo llevaré a cabo. Relea las instrucciones según lo requiera. Identifique en las instrucciones las palabras que indican acción. Plantéese, por ejemplo, estas preguntas: ¿por qué personaje es mejor empezar? ¿En qué características de los personajes y de las frases debo poner especial atención para relacionarlos con la expresión que le corresponde? En suma: imagínese cómo cumplirá las instrucciones antes de ejecutarlas.


Arrastra y coloca la letra de las frases al globo que le corresponda.
PAI


Paso 2. Ejecución

Realizo la actividad tal como la pensé. Quizá se pregunte: si esta frase que escogí no corresponde a este personaje después de haber avanzado ¿en qué detalles adicionales debo poner atención? Por ejemplo, el contexto de las imágenes, los gestos de los personajes, sus edades, etc. ¿Qué imágenes pueden corresponder a un mismo diálogo?

iniciar

Paso 3. Reflexión


Una vez que concluya la actividad, revise qué hizo y cómo lo hizo, desde la lectura de las instrucciones hasta cómo pensó que resolvería la actividad; además, incluya si la ejecutó como lo pensaba. Para este paso formúlese las siguientes preguntas: ¿qué elementos fueron importantes para la comprensión de las instrucciones?, ¿Descubrí algo importante que me ayudó a comprender mejor las instrucciones? ¿Encontré una secuencia o técnica que me resultó mejor para la búsqueda de los personajes y su relación con las frases? Invite a algún familiar a efectuar la actividad. Comenten su experiencia, esto le ayudará a enriquecer y mejorar su estrategia; lo mismo que se busca con el espacio de intercambio que realizan los niños en el salón de clases.

Cabe mencionar que la resolución de este ejercicio amerita observación global: imágenes y texto. Primero, leer las opciones; un posible camino sería imaginar en qué situaciones se usarían tales expresiones; luego, buscar entre las imágenes si hay una situación cercana a la que imaginó y colocar la letra que corresponde a esa expresión en cada dibujo. Después, comprobar la coherencia del conjunto de respuestas.


¿Para qué sirve trabajar el lenguaje?

El uso oportuno de la palabra precisa es indispensable para lograr una comunicación eficaz.

3. Apliquemos la vivencia para comprender mejor a los niños


a) Cuando nos proponemos apoyar a los niños en el área de lenguaje, es necesario considerar que debemos reunir experiencias de aprendizaje, en las que los niños tengan oportunidades de hablar, de escuchar, de escribir y de leer.

b) Dado que las actividades en el PAI sistemáticamente conducen a los niños a experiencias en las que participan como hablantes, como escuchas, como escritores y como lectores, en esta oportunidad quisiéramos apuntar algunas ideas acerca del acto lector en relación con el trabajo metacognitivo.

Uno de los primeros hallazgos, producto de la reflexión y de la toma de conciencia en el pensamiento de los niños en torno a la lectura es que las imágenes no se leen; sólo se leen las palabras escritas y los dibujos suelen acompañar a los textos para facilitar su comprensión. También los niños llegan a comprender que se lee de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.

El niño paulatinamente descubre que las palabras escritas son símbolos o representaciones visuales —de objetos y seres de su mundo— que se pronuncian. Cuando ve escrita la palabra perro debe entender que ese conjunto de letras en esa secuencia, se refiere a la misma palabra hablada, y que este conjunto de cosas escritas y habladas se refiere a un animal cubierto de pelos, con cuatro patas, que ladra y, puede ser un gran compañero de juegos.

Debe reconocer la diferencia entre pronunciar bien las palabras que lee y leer de manera comprensiva. Así, comprender lo que se lee será una meta indispensable no sólo para su avance escolar sino en forma relevante para conducirse en la vida en general. Es preciso que ayudemos a los niños a construir hábitos mentales para que lean comprendiendo. Para ello, una estrategia sería relacionar sus experiencias y conocimientos con el contenido de la lectura.

Por favor, recuerde que usted es una persona fundamental en la vida de su hijo; lo invitamos a participar en una importantísima tarea: lograr que su hijo haga una lectura comprensiva.

Reflexione con su hijo sobre cuáles son sus hábitos cuando leen y cómo pueden mejorarlos para que comprendan la lectura.

4. Sugerencias de actividades para trabajar en el entorno familiar
  • En un fin de semana escoja diferentes actividades que acostumbren desarrollar en familia. Como parte de la preparación anote en unas tarjetas o en media hoja tamaño carta varias expresiones de los diferentes integrantes de la familia (una expresión por tarjeta). Por ejemplo, a la hora de la comida “vayan a lavarse las manos”, “¿qué vamos a comer?”, “no hables con la comida en la boca”, etcétera.

A la siguiente semana entregue las tarjetas de dichas expresiones a la persona del primer turno, el cual corresponde a la persona de menor edad; pídale que entregue cada tarjeta a la persona que supone que dirá esa expresión o expresiones durante ese lapso.

Cuando haya terminado la entrega, pida a cada persona que conserve la tarjeta que recibió.
Después, entregue otro grupo de tarjetas, por ejemplo el de las compras en el supermercado, y siga el mismo procedimiento. Cuando hayan terminado los turnos de los participantes se entregarán las tarjetas a quienes acertaron.

Quien coordine la actividad reunirá las tarjetas que no correspondan a alguno de los participantes y los interrogará para identificar quién suele decir tal expresión, por ejemplo, ¿quién vigila que se laven las manos?
Una vez terminada la actividad, pregunte si fue de su agrado, qué fue fácil y qué, difícil. De igual manera, si algo de lo que llevaron a cabo les sería útil para algún asunto de la escuela.

  • Pida a diferentes personas de su familia, especialmente a sus hijos, que expliquen con sus palabras, qué significa leer bien. Además, comparta con sus hijos tres cosas que le hayan parecido las más importantes acerca de la lectura comprensiva. Use palabras que ellos entiendan.

  • Incorpore en diferentes momentos de la convivencia con sus hijos las siguientes actividades.

a) Rotular fotografías familiares o de revistas, cuadros de pinturas, esculturas o figuras, elaborados por ellos mismos o por otros.

b) Resumir una escena de una película, un párrafo de una novela o lo sucedido en un día de paseo.

c) Leer un libro e intentar descubrir en qué época vivió el autor.

d) Inventar cuatro actividades dedicadas a su hijo: una para escuchar, otra para hablar, una más para leer y otra para escribir. Haga uso de su creatividad y piense en los intereses y las necesidades de su hijo. Cuando lo invite a llevarlas a cabo dígale que usted las inventó especialmente para él.


imagen4 Mapa de sitioRecomiéndanosInicio imagen5
Ediciones SM